Gardel

MEDELLÍN Y PR

REGGAETON

El 24 de junio de 1935, ocurrió el accidente aéreo más recordado de la historia de Medellín, el cual terminaría con la vida de Carlos Gardel. El avión, un trimotor Ford F-31, de la compañía SACO, piloteado por un aviador estadounidense, llamado Stanley Harvey, despegó de Bogotá a las 12:30 PM, rumbo a Cali, donde Gardel tenía programado un concierto en el Teatro Jorge Isaacs.

A las 2:26 PM, el avión hizo una escala en Medellín, en el Olaya Herrera: en tanto lo abastecían de combustible, los pasajeros fueron a tomarse un refrigerio en el bar del aeropuerto. El itinerario del vuelo había sido publicado en El Colombiano y por eso el Olaya Herrera estaba lleno de fanáticos que querían ver a Gardel, quien firmó sus últimos autógrafos.

A las 2:50 PM, los pasajeros estaban de vuelta en el avión, el cual ya no estaba siendo piloteado por el aviador estadounidense, sino por uno colombiano, Ernesto Samper Mendoza, quien además era copropietario de la SACO.

A las 2:53 PM, Samper Mendoza encendió el motor del avión: aceleró, atravesó la pista de norte a sur, llegó hasta el final y dio media vuelta en espera de la señal para poder despegar.

Mientras Samper Mendoza esperaba la señal de vía libre, o sea que el señalero levantara la bandera a cuadros, por la calle de carreteo que desembocaba en la pista apareció otro avión trimotor, denominado El Manizales, de la compañía SCADTA, que estaba por volar a Bogotá.

A las 2:55 PM, el señalero levantó por fin la bandera a cuadros, entonces Samper Mendoza aceleró el avión en el que iba Gardel. Simultáneamente, en la calle de carreteo también le dieron vía libre al piloto del Manizales.

¿Qué pasó después? Tras 250 metros de aceleración constante, Samper Mendoza no pudo elevar el avión, siendo desviado por el viento hacia la calle de carreteo, donde recorrió 260 metros más, estrellándose de frente contra El Manizales: los relojes de ambos aviones se detuvieron para siempre a las 2:58 PM. Al día siguiente, las portadas de los principales diarios del mundo se las robaban titulares luctuosos como este, situando a la ciudad en el mapa: “Gardel y 16 personas más mueren carbonizadas en Medellín”.

 

Texto por JFR

rELACIONADOS

es_CO